saltar el menú

Genética forense: Del laboratorio a los tribunales, editado por Manuel C. Crespillo Márquez y Pedro A. Barrio Caballero.

Reseña escrita por Gemma Marfany Nadal para la SEG

Vivimos en un mundo sumergido en noticias que, directa o indirectamente, tratan sobre distintos aspectos de la genética. Incluso en conversaciones habituales, se habla de ADN o de genes fuera del contexto científico. Ciertamente, las aplicaciones de la genética en biotecnología y biomedicina permiten augurar que el siglo XXI será el siglo de la Genética (con mayúsculas), pero es la genética forense la que se ha convertido en estrella de series de televisión de éxito, ya que parece ser capaz de responder a todos los retos y solucionar todos los casos criminalísticos. Esta visión idílica de película no refleja la realidad de la práctica de la genética forense, fuertemente enraizada en el método científico. La Genética Forense usa metodologías precisas y fiables, se basa en un elevado conocimiento de la genética de poblaciones humanas y requiere una búsqueda permanente de mejora de protocolos, consistencia de resultados, e innovación metodológica. Por eso es tan necesario un libro como éste, en el que los editores, con excelente criterio, han conseguido aunar contribuciones de más de 26 especialistas (facultativos, profesores, jueces, jefes de servicio, miembros de comisiones de ADN forense), todos ellos referentes en genética forense y con reconocimiento internacional. Este elevado grado de experiencia profesional de los autores se refleja en la calidad y pertinencia de las explicaciones técnicas y conceptuales de cada capítulo.

Aunque el texto está orientado a estudiantes y especialistas (profesionales de Medicina Legal y Forense, del Derecho y Criminalística, así como Fuerzas y Cuerpos de Seguridad del Estado), su lectura es amena y ágil, y muchos de sus capítulos pueden ser perfectamente tema de seminarios en clases universitarias de genética, o lectura para personas interesadas en conocer las fortalezas, los puntos débiles y las tendencias actuales dentro de la Genética Forense.

Entre los 20 capítulos en que se organiza el libro, encontramos secciones de perfil técnico –por ejemplo, qué normas de calidad debe seguir un laboratorio de genética forense, cómo recoger y procesar muestras, cómo cuantificar ADN, cómo reconocer los distintos artefactos técnicos en el análisis y cómo efectuar informes periciales– pero también secciones de interés más amplio, como son el análisis de marcadores del cromosoma Y, el análisis del ADN mitocondrial, la genética forense de ADN no humano, la inferencia de relaciones de parentesco, y la determinación de características físicas (marcadores fenotípicos de interés forense). Por ello, el texto es muy equilibrado en su conjunto, cubriendo un amplio espectro de temáticas, desarrollados según la especialidad de cada autor, que se complementan y presentan muy poco, o nulo, solapamiento entre secciones. No faltan capítulos para la revisión histórica de esta disciplina aplicada de la genética, pero también se encuentran temas de mucha actualidad, como son la aplicación de las técnicas de secuenciación masiva y programas bioinformáticos a la genética forense, así como la resolución de casos difíciles mediante la construcción de un "retrato robot" a partir de una muestra de ADN, mediante la inferencia de características físicas y de origen biogeográfico.

Algunos de los puntos a destacar del libro son la ordenación sistemática y ordenada dentro de cada capítulo, lo que facilita la comprensión y la búsqueda de temas específicos de interés para el lector; los consejos para protocolos concretos (technical tips) con el fin de minimizar artefactos y mejorar la calidad del análisis; los cuadros con ejemplos curiosos y casos ilustrativos; las tablas y, lo que es muy de agradecer para los especialistas en el campo, la extensísima y exhaustiva bibliografía científica de cada capítulo, que permite profundizar y buscar antecedentes de citas y datos fácilmente.

En resumen, considero que el libro es muy recomendable y una excelente adquisición para la biblioteca de consulta, no sólo para los especialistas en Ciencias Forenses, sino también para cualquier genetista que se dedique a la genética humana y, si me apuráis, para cualquier profesor de genética que quiera complementar y ampliar su formación en esta disciplina.

Gemma Marfany Nadal es Profesora Titular de Genética en el Departament de Genètica de la Universitat de Barcelona y obtuvo la acreditación al cuerpo de catedráticos de universidad en 2013. Dirige un grupo de investigación en genética molecular de distrofias hereditarias de retina (CIBERER). Tiene una muy amplia y reconocida experiencia en la docencia, la investigación y la divulgación de la genética humana.

Ediciones Díaz de Santos ofrece a los socios de la SEG un descuento del 10% en la compra de este libro.



estadisticas última actualización: 31/07/2019 20:45:36. por Miguel Burgos © Sociedad Española de Genética